19 de noviembre

En las antiguas civilizaciones, los números eran muy importantes, tanto o más como lo son ahora. Un número marcaba la medida de trigo, la longitud de una viga o la fecha del nacimiento.

En mi caso hay un número en particular que se ha convertido en el número de mi vida: el 19. ¿Por qué? El día de mi nacimiento (hace 30 años) es el 19, el día del nacimiento de mi mujer, es el 19. Y aún hay más: me casé un día 19… y mi primer hijo, nació un día 19.

Hoy en día veo a personas que no se alegran de cumplir años, sino que más bien parece que fuera el día más fatídico del año para ellos. Para mí, es un día de felicidad y de agradecimiento. Sobretodo de agradecimiento, porque vivir es una experiencia extraordinaria de la que a veces no nos damos cuenta, como el respirar. Y no creo que sea cuestión de cuánto sino de cómo. Por eso, cada año, me siento feliz por el inmenso regalo recibido.

Y no me preocupa el «cuántos» sino el cómo. En este día, doy Gracias a Dios en primer lugar. A mi mujer, porque me ha vuelto a sorprender y por ser ella misma. A mis hijos, por su sonrisa. Y a todos los que me han acompañado y me acompañan en esta formidable aventura que es vivir.

Publicado por

manuel

Me dedico al desarrollo de aplicaciones. Principalmente trabajo con XHTML, CSS, Javascript, XML, JSON, PHP, MySQL, Linux/MacOS X y Flash actionscript. Intento siempre trabajar con estándares y simplificar el desarrollo y las aplicaciones finales con el objetivo de orientarlas al usuario (que sean útiles y faciliten el trabajo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *